jueves, 3 de enero de 2013

Comunidad de Apoyo

La Comunidad de Apoyo de la Ciudad de Beer Sheva se ha quedado sin sede. Adjunto la nota escrita por mi amigo Daniel Najnsztejn:

Todos somos Comunidad de Apoyo

“Es una gran pérdida para las sociedades que se olviden de sus ancianos”.
Esta frase fue dicha por Mary Lou Cook, una luchadora estadounidense a favor de la paz y la educación. Ésto es precisamente lo que está ocurriendo actualmente en la ciudad de Beer Sheva, en el seno de su población más desprotegida (adultos mayores), dentro de la comunidad latinoamericana. 
La cronología de los hechos nos retrotrae a una Ley Nacional que obliga a los municipios a ofrecer jardines de infantes obligatorios y gratuitos a la población. Lo que hasta aquí pareciera una bendición para algunos terminó siendo una desgracia para otros. Comunidad de Apoyo, institución que funcionaba diariamente en un predio perteneciente a la Municipalidad de Beer Sheva, cedido para dichos fines, en su momento, fue notificada, que debía entregar dicho espacio ya que sería utilizado para un jardín infantil, dado que el municipio no tenía lugares disponibles para ello. Esto ocurrió en el pasado mes de agosto del 2012. Comunidad de Apoyo recibió la promesa formal que se le otorgaría otro centro para el desarrollo de sus actividades, no habiendo a la fecha Diciembre del 2012, respuesta satisfactoria alguna. Bien sabemos lo que son las promesas de entes oficiales, las cuales se pierden en los laberintos de la burocracia, que parecieran estar hechos adrede para que nada resulte.
¿Por qué razón es fundamental la existencia de Comunidad de Apoyo?
La Comunidad de Apoyo de la ciudad de Beer Sheva, realizaba en lo que era su hogar (Moadón Ha Bait Shelanu / Nuestra Casa) un excelente trabajo de contención con nuestros adultos mayores, aquellos que nos precedieron en el camino. Bajo la magnífica conducción de Polly Cordoval y Aída Rebeca Neuah, el lugar se convirtió en obligado sitio de referencia para todos ellos. La estimulación que recibían éstos, el trato, el ejercitamiento de su creatividad, la búsqueda de la alegría, eran moneda corriente en un lugar que rebosaba de vida y ganas. En Comunidad de Apoyo se apreciaba una energía diferente, algo mágico y maravilloso. Esta magnífica tarea se ve ahora truncada por la falta de un espacio de reunión, absolutamente fundamental para el desarrollo de las actividades. Y nosotros como comunidad latinoamericana no podemos ni debemos quedarnos callados. Hacerlo es faltarle el respeto a nuestros padres y abuelos, que merecen calidad de vida, y eso les daba Comunidad de Apoyo.
Hay un popular dicho en Israel יהיה בסדר (estará bien). Una agresiva campaña publicitaria nos dice en estos momentos “no digas estará bien, hacé algo para que esté bien”. No cabe ante la injusticia el silencio. Se transforma en complicidad. Debemos reclamar ante quien corresponda y con celeridad la pronta resolución del tema y que nuestra Comunidad de Apoyo, la de todos, vuelva a tener un lugar apropiado YA. Escribamos cartas reclamando ante las autoridades, publiquemos nuestros pedidos en las redes sociales, solicitemos a las demás organizaciones que agrupan a latinoamericanos que se comprometan en esta lucha. Dejemos de una vez y para siempre la indiferencia de lado.
NO ES SÓLO POR ELLOS, ES POR NOSOTROS.
DE VOS DEPENDE.
TODOS SOMOS COMUNIDAD DE APOYO.
Daniel Najnsztejn

4 comentarios:

  1. Magnifico y dramático artículo, en el que se refleja en lo que estamos convirtiendo las sociedades; hablando mal y pronto en una puta mierda. Todos tenemos que llegar a la vejez, y el que no llega "feo asunto". Debemos apoyar estas campañas de auxilio para proteger a los ancianos, pero ya sabemos que la clase política sólo mira y defiende sus intereses. En fin, esperemos que este conflicto se solucione por el bien esos ancianos que toda su vida han luchado por los demás.

    Un abrazo Gabriela.

    ResponderEliminar
  2. Qué tremenda realidad Gabriela, el abandono de los ancianos y como dice el artículo, callar estas cosas es una gran falta de respeto, para quienes debieran ser venerados.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, y esperamos que pronto se solucione.
      Gracias Sara.

      Eliminar

Me encantaría saber tu opinión